Buscar en este blog

Cargando...

Recibir novedades por email

Indica tu email:

Delivered by FeedBurner

Amigos del blog

Visitas al blog

Tindouf en google maps

El tiempo en Tindouf

La hora en los campamentos

Con la tecnología de Blogger.
viernes, 9 de noviembre de 2012

Andrés Dueñas, miembro del Movimiento de Solidaridad Brigadista (MSB), es uno de los dieciocho activistas expulsados ayer de los territorios ocupados del Sáhara Occidental, cuando trataban de llegar a El Aaiún para ejercer de observadores internacionales durante las protestas previstas para los próximos días 8 y 9 de noviembre, segundo aniversario del desmantelamiento del campamento de protesta Gdeim Izik.



Dueñas, junto con otros cinco compañeros, continúa en Agadir bajo vigilancia de las fuerzas de seguridad marroquíes, donde ha respondido a las preguntas de Público.

¿Cómo fue vuestra expulsión?

Nuestro grupo, formado por tres personas, cogió el autobús el día 5 en desde Casablanca en dirección a El Aaiún. Una vez en los territorios ocupados, pasamos tres controles, el primero en Tantan, el segundo en Tarfaya y el ultimo en El Aaiún. Los dos primeros los atravesamos sin problema pero, en el último, a punto de entrar en El Aaiún nos volvieron a parar. Allí desde el autobús vimos a otro grupo de españoles, de los activistas de la Coordinadora Estatal de Apoyo al Sáhara (CEAS), que estaban siendo expulsados. Después subieron a por nosotros. Nos hicieron bajar, nos llevaron a una pequeña sala, nos quitaron las maletas e hicieron irse al autobús.

El motivo que nos dieron es que el gobernador de El Aaiún había ordenado que por motivos de seguridad no hubiera ningún extranjero. Nosotros nos negamos, les dijimos que íbamos a Dakhla, y que en todo caso nos lo dieran por escrito. Les pedimos que nos pusieran en contacto con las autoridades consulares. Nos hicieron fotos a todos. Les dijimos que no estaban en su derecho, entre forcejeos y empujones, nos metieron en un taxi y nos trajeron para Agadir. Yo lo considero casi un rapto, porque nos metieron en un taxi que no sabíamos a dónde nos llevaba, continuamente escoltados por dos coches, uno de policía secreta y otro normal. Por el camino hicimos hasta ocho controles.

¿Qué pensáis de los motivos de vuestra expulsión?

La excusa de la seguridad la suelen usar pero es irreal. Ante la visita Cristopher Ross, enviado especial de la ONU, han estado realizando manifestaciones. Lo que pretenden las autoridades es que los que venimos de fuera no veamos lo que pasa El Aaiún. El derecho internacional nos da la razón: la ocupación no es legítima, y lo más grave es que se produce con la complacencia del Estado español, que es quien tenía que haber organizado en su momento un referéndum de autodeterminación. Les dejamos en desamparo. Ahora parece que la situación en los territorios es de normalidad, pero con esto hemos comprobado que no, que no hay libertad de circulación.

¿Qué vais a hacer ahora?

Ahora vamos a ir al consulado para pedirle tres demandas claras. Ahora mismo nos encontramos en situación de desamparo, no tenemos manera de volver al Estado español, así que pedimos que éste se ocupe de sus ciudadanos y nos lleve de vuelta con nuestras familias.

En segundo lugar, que el Gobierno llame a consultas al embajador marroquí en España para que se pida explicaciones sobre el hecho de que no se permita libertad de circulación.

Y por último, una firme condena de la actuación del Estado español a la ocupación del Sahara Occidental.

¿Cuál ha sido la experiencia del resto de grupos?

El primero llegó por la mañana a El Aiún y fue al hotel previsto. No tuvieron ningún problema para entrar pero, a las tres o cuatro horas de estar allí, unos 30 policías irrumpieron en su habitación, entraron por la fuerza y, con resistencia, les obligaron a ir a Agadir. De nuevo por orden del gobernador de El Aaiún, por motivos de seguridad, pero sin nada por escrito. Por la fuerza les metieron en un taxi y volvieron.

El segundo grupo había entrado a mediodía, estaban ya en casa de saharauis cuando entraron unos 25 policías y les echaron a la fuerza de allí, también con resistencia. Fue el grupo que nos encontramos en el autobús, el de CEAS, en el último control. Estaban pidiendo el escrito de expulsión con voces y forcejeos. Es cuando a nosotros nos hicieron bajar del autobús.

¿Qué opinas de la situación del Sáhara Occidental?

Yo estuve en los campamentos en Argelia, y la situación de los refugiados me dio mucha rabia. No quiero ni imaginar como es la situación en los territorios, lo que tiene que estar ocurriendo para que esta autoridad ilegitima no quiera dejar pasar a extranjeros para que vean lo que pasa.

Creo que este conflicto mas tarde o temprano se tiene que resolver. Desde 1991 se firmó la paz entre el Frente Polisario y Marruecos con la promesa de que se celebraría un referéndum. Esto no se ha cumplido en ningún momento. Están intentando dar una apariencia de normalidad, pero en realidad están transmitiendo lo contrario.

El gobierno español tiene que tomar parte porque es el responsable de que esto esté ocurriendo. Es su antigua colonia, ya basta de hipocresía. Que España no hable tanto de derechos humanos si no hace que se cumplan, que no firme acuerdos comerciales con Marruecos cuando hay un pueblo oprimido que lo está pasando mal, que vive en condiciones extremas. No nos podemos imaginar hasta qué punto, a menos que vayamos a verlo nosotros mismos a los campamentos de refugiados o los territorios ocupados. No se puede tolerar. Afortunadamente, creo que el pueblo español está muy identificado por la causa saharaui.

¿Por qué habéis organizado esta brigada?

Lo que nos cuentan los grandes medios no son realidades. Ir allí en calidad de observadores internacionales es muy importantes para ver dónde el imperialismo y el colonialismo atacan con más fuerza. En este caso la causa saharaui, pero ya hemos estado antes en Palestina y otros lugares, para ver qué ocurre, volver y contar aquí lo que vemos. Nadie se acordaba ya de que estos días es el aniversario de la Marcha Verde o de Gdeim Izik, y que no pueden entrar ni reporteros gráficos. Es muy importante tratar de contar todo eso.

La imagen de apertura del régimen es falsa. Nos hemos visto con activistas marroquíes que también luchan contra la opresión, tanto al pueblo marroquí como al pueblo saharaui, contra el régimen de la monarquía. Basta de fotos entre el rey de España y Marruecos, que pidan explicaciones por los derechos humanos de los saharauis, que están por encima de cualquier motivo económico.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sahara Press

Sáhara libre

Artifarti

AFAPREDESA

CEAS

AMSE