Buscar en este blog

Cargando...

Recibir novedades por email

Indica tu email:

Delivered by FeedBurner

Amigos del blog

Visitas al blog

Tindouf en google maps

El tiempo en Tindouf

La hora en los campamentos

Con la tecnología de Blogger.
martes, 20 de julio de 2010

Noticia publicada en la RTPA el 19/07/2010

La consejera de Bienestar Social y Vivienda, Noemí Martín González, dio la bienvenida este lunes a una delegación de niños saharauis participantes en el programa 'Vacaciones en paz'. Abdu Mohamed Fadel, el delegado saharaui para Asturias también presente en el acto, ha aprovechado para agradecer a la Consejería "sus esfuerzos por hacer posible este sueño".





El programa, apoyado y financiado por la Agencia Asturiana de Cooperación para el Desarrollo, ha traído este año a 343 niños de entre siete y doce años procedentes de los campamentos de refugiados de Tindouf, Argelia. Los menores pasarán los dos meses de verano con familias de toda Asturias. "Estas 'Vacaciones en paz' son para que lo paséis bien pero también para que los niños asturianos sepan de dónde venís y cómo vivís", ha descrito la consejera.

Martín ha explicado que el programa tiene un doble significado. Por un parte, supone un intercambio con el que los niños conocen "otra cosa que no es el desierto". Por otra, sirve para no olvidar la situación de la población saharaui que "desde hace más de 30 años vive refugiada, además de las vulneraciones a los Derechos Humanos que comete el Gobierno de Marruecos". Para la consejera, los programas surgen para "garantizar el futuro del Sáhara, para que puedan vivir en su tierra".

El delegado del Sáhara en Asturias, Abdu Mohamed Fadel, ha recordado las duras condiciones que se viven en los campamentos de refugiados al explicar que, durante el verano, "en los campamentos se registran temperaturas de más de 50 grados". Fadel ha agradecido a la Consejería y a las familias de acogida por hacer posible esta "labor solidaria y humanitaria".

En el acto también ha intervenido Belén Cueva, miembro de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui y de la Comisión regional del Programa Vacaciones en Paz, que ha querido destacar que Asturias ha sido una de las comunidades que más niños ha traído gracias a que la Consejería de Bienestar Social y Vivienda pagó los billetes. "El resto de asociaciones han tenido más problemas precisamente por el dinero. Nosotros tenemos que agradecérselo a la Consejería", ha explicado Cueva.

La consejería de Bienestar Social y Vivienda ha entregado a la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui 350 lotes de material escolar, para contribuir a que estos niños puedan completar el curso escolar con los materiales necesarios. Además, la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo destinó en 2009 más de 1,2 millones de euros a paliar la grave crisis humanitaria que sufre la población saharaui en los campamentos de refugiados.

Noticia publicada en la RTPA el 19/07/2010

La consejera de Bienestar Social y Vivienda, Noemí Martín González, dio la bienvenida este lunes a una delegación de niños saharauis participantes en el programa 'Vacaciones en paz'. Abdu Mohamed Fadel, el delegado saharaui para Asturias también presente en el acto, ha aprovechado para agradecer a la Consejería "sus esfuerzos por hacer posible este sueño".





El programa, apoyado y financiado por la Agencia Asturiana de Cooperación para el Desarrollo, ha traído este año a 343 niños de entre siete y doce años procedentes de los campamentos de refugiados de Tindouf, Argelia. Los menores pasarán los dos meses de verano con familias de toda Asturias. "Estas 'Vacaciones en paz' son para que lo paséis bien pero también para que los niños asturianos sepan de dónde venís y cómo vivís", ha descrito la consejera.

Martín ha explicado que el programa tiene un doble significado. Por un parte, supone un intercambio con el que los niños conocen "otra cosa que no es el desierto". Por otra, sirve para no olvidar la situación de la población saharaui que "desde hace más de 30 años vive refugiada, además de las vulneraciones a los Derechos Humanos que comete el Gobierno de Marruecos". Para la consejera, los programas surgen para "garantizar el futuro del Sáhara, para que puedan vivir en su tierra".

El delegado del Sáhara en Asturias, Abdu Mohamed Fadel, ha recordado las duras condiciones que se viven en los campamentos de refugiados al explicar que, durante el verano, "en los campamentos se registran temperaturas de más de 50 grados". Fadel ha agradecido a la Consejería y a las familias de acogida por hacer posible esta "labor solidaria y humanitaria".

En el acto también ha intervenido Belén Cueva, miembro de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui y de la Comisión regional del Programa Vacaciones en Paz, que ha querido destacar que Asturias ha sido una de las comunidades que más niños ha traído gracias a que la Consejería de Bienestar Social y Vivienda pagó los billetes. "El resto de asociaciones han tenido más problemas precisamente por el dinero. Nosotros tenemos que agradecérselo a la Consejería", ha explicado Cueva.

La consejería de Bienestar Social y Vivienda ha entregado a la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui 350 lotes de material escolar, para contribuir a que estos niños puedan completar el curso escolar con los materiales necesarios. Además, la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo destinó en 2009 más de 1,2 millones de euros a paliar la grave crisis humanitaria que sufre la población saharaui en los campamentos de refugiados.
viernes, 9 de julio de 2010



La Asociación Asturiana de Amigos del Pueblo Saharaui tendrá que superarse. Este verano batirá su propio récord, ya que preve la participación de 336 niños en el programa 'Vacaciones en paz'. El verano pasado, los pequeños que disfrutaron del periodo estival en casas asturianas sumaron un total de 280. En esta ocasión, habrá 56 refugiados más que se beneficien de la iniciativa.





Necesitan, pues, más familias de acogida. «Siendo muy optimistas tenemos ya casa para 250 de estos niños. Nos hace falta casi un centenar más de familias que deseen participar», informaba ayer una de las responsables, Belén Cueva.

La asociación comienza ahora una campaña de concienciación de la sociedad asturiana, «porque sería muy triste que, teniendo el dinero y el apoyo municipal para traerlos, se quedasen allí por falta de familias dispuestas a tenerles en su casa durante sólo dos meses, julio y agosto».

El objetivo del programa es que algunos menores refugiados en los campamentos de Tindouf (Argelia) puedan vivir el verano «alejados de las duras condiciones del Sáhara, que en estos meses se endurecen hasta niveles difíciles de soportar, con temperaturas que superan los 55 grados».

Además del conocimiento de otra cultura «y de unas condiciones de vida que ellos también tienen derecho a experimentar», los pequeños asisten durante su estancia en el Principado a varias revisiones médicas. Tanto el viaje como las consultas son costeadas por Consistorios y gobierno del Principado, «por lo que quienes se animen sólo tendrán que añadir un puñado más de lentejas a la pota».

Este año, las condiciones en el desierto son aún más duras. «Las inundaciones de los campamentos provocaron que tuviésemos que enviar una caravana más de comida, cada vez más escasa. Mandamos 170 toneladas», recuerdan.





La Asociación Asturiana de Amigos del Pueblo Saharaui tendrá que superarse. Este verano batirá su propio récord, ya que preve la participación de 336 niños en el programa 'Vacaciones en paz'. El verano pasado, los pequeños que disfrutaron del periodo estival en casas asturianas sumaron un total de 280. En esta ocasión, habrá 56 refugiados más que se beneficien de la iniciativa.





Necesitan, pues, más familias de acogida. «Siendo muy optimistas tenemos ya casa para 250 de estos niños. Nos hace falta casi un centenar más de familias que deseen participar», informaba ayer una de las responsables, Belén Cueva.

La asociación comienza ahora una campaña de concienciación de la sociedad asturiana, «porque sería muy triste que, teniendo el dinero y el apoyo municipal para traerlos, se quedasen allí por falta de familias dispuestas a tenerles en su casa durante sólo dos meses, julio y agosto».

El objetivo del programa es que algunos menores refugiados en los campamentos de Tindouf (Argelia) puedan vivir el verano «alejados de las duras condiciones del Sáhara, que en estos meses se endurecen hasta niveles difíciles de soportar, con temperaturas que superan los 55 grados».

Además del conocimiento de otra cultura «y de unas condiciones de vida que ellos también tienen derecho a experimentar», los pequeños asisten durante su estancia en el Principado a varias revisiones médicas. Tanto el viaje como las consultas son costeadas por Consistorios y gobierno del Principado, «por lo que quienes se animen sólo tendrán que añadir un puñado más de lentejas a la pota».

Este año, las condiciones en el desierto son aún más duras. «Las inundaciones de los campamentos provocaron que tuviésemos que enviar una caravana más de comida, cada vez más escasa. Mandamos 170 toneladas», recuerdan.


Sahara Press

Sáhara libre

Artifarti

AFAPREDESA

CEAS

AMSE