Buscar en este blog

Cargando...

Recibir novedades por email

Indica tu email:

Delivered by FeedBurner

Amigos del blog

Visitas al blog

Tindouf en google maps

El tiempo en Tindouf

La hora en los campamentos

Con la tecnología de Blogger.
miércoles, 30 de octubre de 2013

El próximo sábado día 9 de noviembre el Movimiento de Solidaridad con el Pueblo Saharaui de todo el Estado español, en atención al llamamiento de la Coordinadora Estatal de las Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS-Sáhara), nos manifestaremos en Madrid por los derechos del Pueblo  Saharaui.


La Asociación, con el fin de garantizar la máxima y necesaria asistencia de los soci@s, amig@s y simpatizantes de la causa saharaui a la citada manifestación, pondrá a disposición dos autobuses gratuitos (plazas limitadas) que partirán desde las siguientes zonas:


  • Gijón: 5:00h (Estación de ALSA)
  • Oviedo: 5:30h (en el exterior de la Estación de ALSA)
  • Mieres: 6:00h (Frente Cuartel de la Guardia Civil-antigua parada de ALSA) 

Último día de inscripción el miércoles día 6


Aminetu Haidar tiene la espalda quebrada. Aquella huelga de hambre en 2009 y las palizas que ha sufrido en los últimos tiempos le han dejado el cuerpo roto. Persigue desde hace 25 años el sueño de recuperar para su pueblo la independencia del Sáhara Occidental, que Marruecos ocupa militarmente desde 1976, cuando España abandonó aquellas tierras a su suerte. Aminetu reconoce que en estos años se ha avanzado poco. Ahora, se queja, la comunidad internacional, con las miras puestas en asuntos económicos, les ha dejado un poco más solos: llega menos dinero a los campamentos de refugiados y el problema está mucho más enquistado: “Ya no hablamos de independencia, hablamos de que se nos respeten los derechos humanos”. Denuncia la activista, que la resistencia pacífica de la que ha hecho gala siempre su pueblo y ella misma, no cala ya en las generaciones más jóvenes, que observan con rabia e impotencia cómo se sigue deteniendo, condenado y encarcelando a familiares y vecinos, a veces sólo por opinar. “Empiezan a decirnos claramente que con nuestra forma de resistencia no llegamos a nada”. “Los jóvenes empiezan a ser muy críticos con el Frente Polisario para que retomen las armas”, advirtió ayer tajante la activista en Sevilla. Hoy participa en unas jornadas en la Universidad Pablo de Olavide sobre Derecho Humanos en el Sáhara Occidental.


Jóvenes que viven en un ambiente marginal y hostil, sin una ocupación y bajo la presión marroquí. Una situación que Aminetu teme que se complique aún más y estas nuevas generaciones decidan “llamar la atención de la comunidad internacional optando por la vía violenta, como ha pasado en Siria”, advierte, tras reconocer que el Sáhara Occidental es una olla a presión en la que la represión se da de forma sistemática en todos los aspectos: “No tenemos derecho a asociación, ni a manifestación, ni a opinión…”. “Marruecos no respeta nada”, insiste con firmeza, mientras recuerda cómo, en marzo, durante la visita del enviado especial de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental, Christopher Ross, la Policía marroquí “reprimió de forma feroz a los manifestantes, hombres, mujeres y niños… que sólo querían transmitirle a Ross que el pueblo estaba comprometido con su derecho a la autodeterminación y a la independencia. “A mí me empujaron, me pegaron y encima me acusaron de estar quemando neumáticos… ¡Es increíble!”.

Pero el lado más doloroso de esa lucha constante que mantiene desde hace un cuarto de siglo no son los golpes, las torturas, ni las detenciones forzosas, ni la impotencia ante la desidia de la comunidad internacional. Aminetu tuerce el gesto cuando se le pregunta por sus hijos. “Sufren mucho por mí, por la situación”, afirma muy bajito, con un español casi perfecto. “Los profesores de su colegio son marroquíes, así que los tienen muy señalados”. Y confiesa con cierta culpa: “Marruecos está haciendo todo lo posible para echarme por tierra, hay gente que ha ido a su colegio a ofrecerles droga, para que después salga en todos lados que los hijos de la activista…”. Y calla.

Es una situación que, según Haidar, que ya ha sucedido con otros jóvenes. Por eso, aunque reconoce que no hay una radicalización extrema, ni tiene conocimiento de que haya grupos terrorista, como Al Qaeda, que estén intentando llegar a ellos: “La presión de estos jóvenes puede afectar mucho en el futuro si la comunidad internacional sigue con su silencio”.

El conflicto se ha saldado en los últimos tiempos con “82 presos políticos, de los cuales 17 son activistas de derechos humanos”. Según Aminetu, 22 han sido condenados por un tribunal militar con “duras sentencias que van desde los 20 años a la cadena perpetua“. Ante la denuncia de esta situación ante los organismos internacionales, los saharauis sólo han obtenido, una vez más, el silencio.

“EL REY DE ESPAÑA TAMBIÉN ES RESPONSABLE”

“Sólo el rey de Marruecos puede resolver este problema, porque el origen de todo está en la Casa Real”, advierte Haidar, que denuncia los escasos esfuerzos que está haciendo España para mediar en el conflicto. Va más allá: “Si hay ocupación es gracias al rey de España, pues fue él quien firmó los acuerdos de 1976 con Marruecos y Mauritania”. Crítica con la buena relación entre ambos monarcas, Haidar exige que el rey español “deje esa ambigüedad con el problema” y dé un paso al frente para resolver el conflicto.

Muy crítica, asimismo, con la posición del Gobierno español en el proceso impulsado por la Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO), Aminetu denuncia que, pese a los intentos de EEUU por que la misión ampliara sus competencias en la zona, por ejemplo en la mayor protección de los derechos humanos, Francia y España bloquearon la iniciativa, por lo que la MINURSO les genera ya poca confianza.

LOS SAHARAUIS RECONOCEN A WILLY MEYER

La activista saharaui participa hoy en la Jornada de Derechos Humanos en el Sáhara Occidental, en la Universidad Pablo de Olavide (UPO), en Sevilla. Durante esta charla,  se presentarán los libros El derecho internacional y la cuestión del Sáhara Occidental, de varios autores y editado por la Plataforma Internacional de Juristas por el Timor Oriental (Ipjet). También la obra Meheris: La esperanza posible: Fosas comunes y primeros desaparecidos saharauis identificados, de Carlos Martín Beristain y Francisco Etxeberria Gabilondo. Un libro, este último, en el que se denuncia la existencia de fosas comunes en las que, según la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, se han hallado “los restos de personas que tenían el carné español y que murieron asesinados por Marruecos en 1976″.

Finalmente, el eurodiputado Willy Meller recibirá el Premio a la Solidaridad Juan Antonio González Caraballo, por su trayectoria personal y política en defensa de los derechos y en defensa de la libertad del pueblo saharaui. “Es un ejemplo brillante del trabajo en defensa de los derechos humanos de los pueblos oprimidos”, dijo ayer el presidente de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla (Aapss), Fernando Peraita.

El presidente de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS-SÁHARA), José Taboada, ha denunciado la detestable falta de actuación de los gobiernos occidentales en general, y de España en particular, ante la brutal represión que las fuerzas de seguridad marroquíes han infligido este fin de semana a la población saharaui.


“El gobierno del reino de Marruecos, una vez más, ha reprimido violentamente a la indefensa población saharaui de las ciudades de El Aaiún y Smara cuando ejercía su legítimo derecho de manifestación, causando más de 150 heridos y destrozos en medio centenar de viviendas, en las que la policía entró por la fuerza y llegó a maltratar a ancianos y niños”, ha declarado José Taboada.

Para el presidente de CEAS-SÁHARA “es lamentable ver como el ensañamiento del ejército y de las fuerzas de seguridad marroquíes con los saharauis no ha tenido la más mínima reacción de condena por parte de los gobiernos de Occidente, precisamente mientras se encontraba de visita en el Sáhara Occidental Cristopher Ross, enviado personal del secretario general de Naciones Unidas”.

“Y si lamentable es la falta de reacción de los gobiernos occidentales -ha añadido-  aún lo es más el silencio del Gobierno de España, cuando nuestro país  es el responsable de la situación que vive el pueblo saharaui, ya que no cumplió su obligación de descolonizar el territorio, como estableció la ONU, y lo entregó a Marruecos”.

“El Gobierno de España tiene ahora la ocasión de demostrar, mediante una declaración pública, que está a favor de que la misión de Naciones Unidas para el Sáhara Occidental (MINURSO) tenga entre sus cometidos la vigilancia del respeto a los Derechos Humanos, a la vez que debe condenar firmemente la brutal actuación de las fuerzas de seguridad marroquíes”, reprobación a la que “deberían sumarse todos los partidos políticos”,  ha dicho el responsable de CEAS-SÁHARA.

“Casualmente  la represión que por enésima vez ha sufrido la población saharaui por reclamar sus derechos ha tenido lugar días después de que el rey Mohamed VI reprochara a los parlamentarios marroquíes falta de implicación y actuaciones insuficientes en la defensa de la tesis marroquí en el conflicto del Sáhara Occidental, situación que llegó a calificar de difícil”, ha finalizado José Taboada. 

viernes, 18 de octubre de 2013
HÉCTOR JUANATEY - Público.es - Dajla - 11/10/2013

El ministro de Cooperación del Frente Polisario, Brahim Mojtar, que estos días está en Dajla con motivo de la celebración del décimo aniversario del Festival Internacional de Cine del Sahara (FiSahara), advierte de que la lucha pacifista tiene condiciones 


La lucha pacifista del pueblo saharaui no es eterna. Tiene sus condiciones, y sobre todo una, que será la que defina el futuro del Sáhara. Si la ONU no da por fin los pasos necesarios para que se pueda celebrar un referéndum, el Frente Polisario se planteará continuar con el proceso de paz.

Así lo asegura Brahim Mojtar, ministro de Cooperación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que estos días se encuentra en la wilaya de Dajla con motivo de la celebración del décimo aniversario del Festival Internacional de Cine del Sahara (FiSahara). Mojtar atiende a Público poco antes de ofrecer una rueda de prensa en la que hablará sobre la situación actual del Sáhara. Se muestra preocupado por los jóvenes saharauis. "La frustración va en aumento, sobre todo cuando ven [los jóvenes] que la ONU sigue sin hacer nada. El problema es que cuánta más gente se frustre, más se radicalizará la lucha y eso irá en contra del proceso de paz. El Sáhara puede transformarse en un campo de batalla", advierte.

 ¿Qué piden los jóvenes al Frente Polisario?

Nos han pedido una de dos: o conseguimos ya el referéndum o lucharán.

¿Qué respuesta les ofrecen?

Les aseguramos que no escatimamos en energía. Pero no está todo en nuestras manos, aunque sí asumimos nuestra responsabilidad en el proceso.

¿Y cuál es esa responsabilidad?

Nosotros, por ahora, apostamos por el pacifismo. Queremos lograr el referéndum con la ayuda de la ONU y así tener la oportunidad de optar a la independencia, a la integración o a la autonomía.

¿Qué pasará si la ONU no ayuda?

Si Naciones Unidas asume de una vez que es incapaz, nos plantearemos de nuevo el camino y veremos si seguir con la lucha pacífica. Hay que recordar que aquí no hubo un alto el fuego, sino un armisticio en el que nosotros asumíamos el proceso de paz siempre y cuando ellos nos aseguraran el referéndum. Nosotros hemos cumplido, ellos no. Por lo tanto, si finalmente no hay referéndum, la paz podría romperse.

Usted es ministro de Cooperación. ¿Cómo está la situación actualmente a este respecto?

La cooperación fue una cosa hace cuatro o cinco años y ahora es algo muy distinto. La ayuda centralizada se ha visto reducida un 60% por culpa de la crisis económica que azota Europa. La ayuda de España se ha visto enormemente tocada, tanto en temas de salud, educación, agua, medio ambiente... Por poner un ejemplo, si hablamos de salud, se ha incrementado de forma notable la anemia en niños. Antes, hace esos cuatro o cinco años, la cooperación permitía que la gente tuviera una vida más o menos decente, dentro de lo que es habitar en un campo de refugiados.

¿Mejorará?

Depende de cómo se solucione la crisis económica, sobre todo en España. Lo que está claro es que si allí no logran cambiar la situación, aquí todo empeorará.

¿Qué les dicen desde el Gobierno de Mariano Rajoy?

Nos han dicho que la crisis se ha acabado, que a partir de ahora todo irá a mejor, pero no contamos con información suficiente.

¿Cuál es su opinión acerca de la posición de España sobre el Sahara?

Es una postura muy ambigua, independientemente de quién gobierne o no, hablo del PP y el PSOE. A veces reiteran el derecho a la libre determinación del pueblo saharaui pero luego venden armas a Marruecos. No se puede hacer una cosa y la otra. Y como decía, da igual quién sea el que tenga el Gobierno.

Además, cuando el uno o el otro están en la oposición y defienden nuestros objetivos, sólo lo hacen como propaganda electoral. España ha dado pasos muy nefastos, como por ejemplo negarse a introducir un párrafo en el mandato de la Misión Internacional Naciones Unidas Referéndum Sáhara Occidental (MINURSO) que recogiese la supervisión por parte de la ONU de las violaciones de los derechos humanos que se están produciendo. Se opusieron tanto España como Francia, y luego, cuando les preguntamos al Gobierno español el por qué de esta decisión, nos dijeron que no era cierto.

¿Y sobre el rey Juan Carlos?

Juega un papel preponderante en mantener los lazos con Marruecos. Continúa con aquel paternalismo heredado de Hassan II. Actuó mal cuando dejó el futuro del Sahara en manos de Marruecos y Mauritania y después de tantos años no ha cambiado nada su postura.

¿Conseguirá el pueblo saharaui el derecho a la libre determinación?

Eso queremos. Lo que tenemos que lograr es hacer entender a todo el mundo, a Marruecos, a España, a la ONU, que la libre determinación de la población saharaui nos ayudará a todos, porque se eliminaría un foco de tensión importante.

lunes, 7 de octubre de 2013
Público - SERGIO LEÓN - 07/10/2013

Periodista, profesora y, sobre todo, activista. Jadiyetu Mohtar lleva toda su vida luchando por los derechos del pueblo saharaui. No ha tenido más remedio. Primero fue la colonización de España y, posteriormente, la ocupación de Marruecos. 


Con motivo del X aniversario del Festival de Cine Internacional del Sáhara (FiSahara), la representante de la Unión de Mujeres Saharauis (UNMS) en España y miembro de la Delegación Saharaui para España, reivindica la labor de la mujer saharaui en los campamentos de refugiados, donde ha enseñado castellano en sus diferentes escuelas.

Ella fue la voz del Sáhara libre en las radios que emitían desde las zonas liberadas de las dos administraciones, tanto la española como la marroquí. La lucha por la autodeterminación del pueblo saharaui, defiende, no debe ser impedimento para reivindicar todo tipo de derechos. "Las mujeres árabes no se van a echar atrás ni un palmo", advierte.

¿Qué importancia tiene la celebración del FiSahara para la población saharaui?

En primer lugar, el FiSahara es importante porque es un instrumento cultural que ayuda a la difusión de la causa saharaui, aunque sea por unos días. Esa difusión llega a mucha gente que, a su vez, ayuda a visibilizar el problema saharaui, tanto el político y el humano humano, algo a lo que ha contribuido especialmente la mujer saharaui. Estamos muy presentes en la escena internacional y gracias a ello hemos aprovechado para entablar relaciones con otras organizaciones feministas, profundizar en otros campos más de género y poner nuestro granito de arena en esa lucha global que tenemos las mujeres.

El festival, en el año que celebra su décimo aniversario, está dedicado a la mujer saharaui

La labor de la mujer saharaui es fundamental. Es el pilar y el sustento de la resistencia en los campamentos. Si no fuera por su fuerza y toda la infraestructura organizativa que han montado de gestión y gobernanza, creo que no hubiera sido posible tener los campamentos como están a día de hoy. Son todo un ejemplo de organización. No son los típicos campamentos donde los refugiados viven esperando una bolsa de comida. Son un ejemplo de dignidad donde el ser humano sobrevive como persona, aunque pase hambre, manteniendo la dignidad por encima de todo. Creo que las mujeres hemos jugado un papel importante para que nuestra población no decaiga.

En la presentación del FiSahara de este año usted comentaba que las mujeres no tienen primaveras, sino que llevan 38 primaveras árabes

Y vamos a tener muchas más. Pienso que nuestra lucha no es sólo el de resistir en los campamentos y pelear por el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui. Tenemos unos objetivos, y son los de seguir luchando por nuestros derechos como personas, primero, y luego como mujeres. La participación desde un principio en la lucha por la liberación nos ha permitido posicionarnos e ir escalando y ocupando el puesto que nos corresponde. Hemos estado un siglo bajo ocupación colonial española y eso ha mermado mucho la presencia de derechos de las mujeres. La situación es muy triste. Hemos sufrido una invasión y un éxodo masivo de unos campamentos, pero por lo menos hemos aprovechado para hacernos más fuertes. Nuestra lucha no se basa solamente en volver a nuestro país, sino también en seguir trabajando en la construcción de nuestra sociedad. Tenemos asumido ese papel. Yo creo que en estos 38 años el mayor trabajo que han hecho las mujeres es formar precisamente esta conciencia.

El papel de la mujer en las revueltas populares en el mundo árabe ha sido, en la mayoría de los casos, esencial. Sin embargo, las esperanzas de avance para la mujer se han visto frustradas ante otro tipo de reivindicaciones. ¿Temen algo parecido con la causa saharaui?

Nosotras, como Unión Nacional de Mujeres Saharauis, estamos sensibilizando y mentalizando a las mujeres de que eso no puede pasar, de que no debemos dejar que eso pase nunca. La experiencia de otras revoluciones donde las mujeres que han participado han tenido que sufrir que al conseguir la independencia se han mermado sus derechos nos sirve de ejemplo a no seguir.

Tenemos que concienciar, tenemos que formar, tenemos que educar y tenemos que poner en aviso a las mujeres. Es nuestra forma de hacer política. A nivel colectivo eso no puede pasar, porque tenemos que luchar en ese sentido, no podemos permitir que se mermen nuestros derechos como ciudadanas. A nivel individual, cada una tendrá la conciencia que quiera y luchará en la forma que quiera, pero a nivel colectivo, como mujeres, como miembros de una sociedad, como parte y mitad de una sociedad, no lo vamos a permitir. Las mujeres árabes no se van a echar atrás ni un palmo.

¿Es posible una sociedad igualitaria en el mundo árabe?

Hemos educado a las mujeres para que sigan luchando y les hemos demostrado que si no se lucha no se consigue nada. Y esto se ha visto ahora en los países europeos, donde con la excusa de la crisis, los gobernantes han aprovechado para recortar derechos y garantías no solamente para las mujeres, sino también para toda la sociedad. Creo que eso es un punto de inflexión donde las mujeres en cualquier parte del mundo debemos entender que nadie nos regala nada, que los Gobiernos no nos regalan nada, que tenemos que seguir luchando para legitimar día a día los derechos a través de leyes y a través de propuestas para que nos tengan en cuenta.

Ante la situación actual, ¿qué es lo que pueden exigir al Gobierno del Frente Polisario?

Como te comentaba, la crisis económica occidental nos ha ayudado a percatarnos de que nada es seguro. Los que, en el mundo más moderno, más desarrollado, pensaban que ayer tenían ciertas garantías, se han dado cuenta de que eso no es así porque de un plumazo, en una mera sesión de Gobierno, de apenas una semana a otra, te pueden recortar tus derechos a través de un decreto ministerial, presidencial o como lo quieras llamar. Nosotros todavía estamos luchando por un derecho fundamental inalienable, el derecho de autodeterminación.

El resto de los derechos, queremos tenerlos, estamos luchando por tenerlos, pero no podemos exigir a nuestro Gobierno ciertas cosas porque no estamos en nuestro país. Somos un país dividido, tenemos una mitad bajo administración marroquí y la otra mitad en el exilio. Los que estamos en el exilio estamos imponiendo unos derechos, pero, ciertamente, nuestra situación nos limita. Vivimos de la ayuda internacional. Con lo cual puede que nuestro Gobierno ahora mismo nos diga que tiene una excusa, que es un Gobierno en el exilio, que depende de la solidaridad, y no nos puede ofrecer más allá de lo que tenemos ahora mismo. Pero eso no quita en el futuro debemos seguir exigiendo más cosas.

¿Qué opinión le merece el último de discurso de Mariano Rajoy -"España apoya una solución política justa que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental"- en Naciones Unidas?

A mí las palabras de Rajoy me suenan a chino. No vale decir algo en la tribuna de la Asamblea General de la ONU cuando es incapaz de hacerlo aquí en el Estado español. ¿Qué pasa, que cree que estando en un sitio tan lejano el pueblo español no le puede oír? A lo mejor cree que como solamente le oyen los dignatarios internacionales lo puede decir con la boca bien grande, pero aquí, ante la sociedad civil española y cerca de Marruecos no lo puede hacer o lo dice con la boquita pequeña. Tiene que tener un discurso más real, más acorde con sus principios y no engañar a la comunidad internacional. Por un lado defiende ciertas cosas ante las Naciones Unidas y, por otro, aquí tiene otro discurso totalmente diferente. Quizás tiene miedo a las preguntas de los medios de comunicación o porque tiene en la calle Serrano la embajada marroquí.

viernes, 4 de octubre de 2013
Público - Sergio León - 02/10/2013

El cine vuelve al desierto. Bajo este lema arrancará el 8 de octubre y hasta el día 13 el décimo Festival Internacional de Cine del Sáhara (FiSahara). Una fecha más que importante ya que se cumple una década desde que la wilaya de Dajla se convirtiera en un punto de encuentro entre cineastas, defensores de los derechos humanos y cualquier defensor del pueblo saharaui.


Este año, el festival, el único que se celebra en un campamento de refugiados en el desierto, está dedicado al tesón de la mujer saharaui, la espina dorsal de los campamentos. En su presentación esta mañana en Madrid, María Carrión, directora ejecutiva de FiSahara, ha destacado "el logro" que supone que el festival celebre su X aniversario a pesar del "abandono de la comunidad internacional y la falta de apoyos y ayudas".

Junto a ella han comparecido Jadiyetu Mohtar, representante en España de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis, y Abdulah Arabi, delegado del Frente Polisario para Madrid. Ambos han puesto de relevancia la responsabilidad no ejercida de cada Gobierno español a los que considera "principales responsables del sufrimiento del pueblo saharaui". Arabi ha lamentado que los distintos Ejecutivos, sean del color que sean, "sólo tienen en cuenta los intereses de Marruecos" y como ejemplo ha puesto el recién acuerdo de pesca alcanzado con Rabat y con el que ambos países "se reparten las riquezas de los territorios saharahuis". 

"Vivimos de la solidaridad, por eso hemos podido aguantar 38 años, engañados por el Gobierno de España, que nunca cumplió su promesa de ayudar a los saharauis", ha denunciado el representante del Frente Polisario en alusión al referéndum bajo supervisión de la ONU que España se comprometió a celebrar en 1974 entre el pueblo saharaui sobre su independencia. Así las cosas, los saharauis llevan esperando casi cuatro décadas a que alguien les consulte. Mientras, según ha recordado Arabi, Marruecos sigue con sus agresiones, con las detenciones de "presos políticos" y juicios "sin ninguna garantía jurídica", hacia un pueblo al que aislado construyendo un muro del que apenas nadie tiene noticias.

Mohtar, por su parte, ha asegurado que las reivindicaciones de los saharauis "serán siempre pacíficas" porque, según ha indicado, "la razón de la violencia no tiene ninguna salida". Sin embargo, ha criticado que, a pesar de ello, la actitud que se encuentran por parte de Marruecos es de "intransigencia". Aún así, han agradecido la ayuda y la "solidaridad constante" que la sociedad y el mundo de la cultura en España envían a los campamentos de refugiados saharauis y que "les ha hecho aguantar tantos años de exilio".

La representante de las mujeres saharauis ha mostrado su "orgullo" de conseguir "hacer un poco visible la lucha tremenda de nuestro pueblo". "Es también una lucha de justicia social y a nivel de género, una lucha pacífica modélica por los derechos de las niñas, un trabajo arduo el de las mujeres al que no se da importancia porque es una rutina, pero es indispensable ese esfuerzo para defender el derecho a ser un ciudadano libre", ha declarado. Y ha explicado que las mujeres saharauis "no tenemos primaveras, llevamos 38 primaveras árabes sin que se nos vea, luchando contra la injusticia y reivindicando nuestro derecho: no podemos seguir viviendo en un campo de refugiados", ha zanjado.

A la presentación del festival también han acudido la actriz Pilar Bardem, toda una veterana en la lucha por los derechos de los saharauis, los codirectores del festival, el actor Willie Toledo, el director Javier Corcuera y José Taboada, presidente de CEAS-Sáhara, y las actrices Ana Wagener y Melani Olivares que irán este año por primera vez al desierto. 

Ya recuperada de su enfermedad, Bardem no ha querido perderse la rueda de prensa. "A poco que me conozcáis seréis conscientes de que el de hoy es un día importante para mi, el Sahara no lo siento sólo como un espacio geográfico, sino como un estado de ánimo, y esas tierras usurpadas ocupan un pedacito nada pequeño en lo más profundo de mi corazón", ha comentado la actriz.

En este sentido, Bardem ha asegurado que "son muchos los artistas a los que le duele la situación de los saharauis" y ha expresado su deseo de que, el año próximo "no haga falta una nueva edición del festival porque la comunidad internacional se haya movilizado por una solución pacífica" para el conflicto. Wagener ha insistido en la "potencia" del cine como cultura y como "arma contra la indiferencia".  En tanto, Taboada volvió a poner el foco sobre España "que colonizó a las saharuis y luego vendió a Marruecos un genocidio que se está demostrando científicamente" en referencia a las recientes fosas comunes halladas con cadáveres de saharauis fusilados en 1976.

El festival, que proyectará en el desierto películas como La vida de Pi, Lo imposible o Sigo siendo Kachkaniraqmi, acogerá largometrajes producidos en el mundo árabe y norte de África como La fuente de las mujeres, La bicicleta verde o The suffering grasses con una temática centrada en los derechos humanos, el empoderamiento de la mujer y las revueltas árabes. Corcuera puso el cierre al acto recordando el texto de una pintada que vio el primer año de festival: "Hay lugares pequeños con gente pequeña que hacen que el mundo sea grande". El mensaje final, en el que han coincidido todos, es que la "undécima edición del FiSahara se celebre en territorios ya libres".

martes, 1 de octubre de 2013

Desde la Asociación Asturiana de Amigos del Pueblo Saharaui estamos organizando un Vuelo Solidario a los campamentos de refugiados saharauis para los días 6 al 14 de diciembre.


Los interesados en viajar deben formular la reserva del vuelo de acuerdo a los criterios establecidos en la ficha disponible en la parte superior de este blog.

La ficha se puede descargar o imprimir utilizando los iconos disponibles en la zona superior de la ventana donde se visualiza el documento.


Sahara Press

Sáhara libre

Artifarti

AFAPREDESA

CEAS

AMSE