Recibir novedades por email

Indica tu email:

Delivered by FeedBurner

Amigos del blog

Visitas al blog

Tindouf en google maps

El tiempo en Tindouf

La hora en los campamentos

Con la tecnología de Blogger.
viernes, 28 de septiembre de 2012

Público - Patricia Campelo - 26/09/12

Los recursos naturales del Sáhara Occidental, una región rica en fosfatos y con uno de los mayores bancos de sardinas del mundo, son objeto de explotación por parte de empresas europeas.



El Frente Polisario y asociaciones de derechos humanos como el Observatorio para los Recursos Saharauis (Western Sahara Resource Watch-WSRW) llevan varios años denunciando lo que consideran un expolio de las riquezas del Sáhara y, ahora, han ganado una batalla con la decisión de la empresa gallega Jealsa -propietaria de Rianxeira y Escurís- de no seguir envasando sus productos en la fábrica que poseen en El Aaiún, capital del Sáhara ocupado.

Estas conservas tenían como destino final los establecimientos de Mercadona. Así se ha hecho desde 2006, cuando la conservera de A Coruña se estableció en la ciudad saharaui buscando la proximidad con el banco sardinero de la zona, el producto a comercializar. La conservera se alió con un socio local y formó la UTE Damsa, de la que Jealsa posee el 55%. Hasta el pasado mayo, el etiquetado de los productos que allí se envasaban -unos 30 millones de latas cada año- indicaba "Marruecos" como país de procedencia, una práctica denunciada en numerosas campañas ciudadanas, ya que el pescado adquirido en El Aaiún proviene de las aguas del Sáhara Occidental. Precisamente, por este mismo motivo no se renovó el acuerdo de pesca de la Unión Europea con Marruecos, expirado en diciembre de 2011.

La Eurocámara rechazó la prórroga de este acuerdo anteponiendo las tesis de los eurodiputados que defendieron el criterio de la ONU: la actividad económica en los territorios del Sáhara Occidental debe responder a los intereses de los saharauis mientras no se resuelva su condición de pueblo pendiente de descolonizar y ocupado por Marruecos desde hace 37 años. Pero esta teoría no se aplicaba en la práctica, según ha denunciado también el Frente Polisario, representante político del pueblo saharaui, en numerosas ocasiones.

La decisión de Jealsa de marcharse de El Aaiún y envasar el pescado en las instalaciones que la conservera tiene en Pobra do Caramiñal (A Coruña) se produjo antes del verano, pero se ha hecho pública hace escasos días mediante una carta que el director de operaciones Juan Alonso Escurís remitió el pasado 18 de septiembre a WSRW. En la misiva, Alonso argumenta que el cambio de deriva responde a cuestiones de "ahorro logístico", de "mejora de eficiencia" y que se hace "a instancias" de su cliente: Mercadona.

Aunque los motivos esgrimidos por Jealsa para deslocalizar la fábrica de El Aaiúin se distancian del aspecto político, detrás de esta decisión existe una campaña ciudadana que ha perseguido durante años terminar con estas prácticas. "Esto es el resultado de varios años de conversaciones de nuestro observatorio con Jealsa", sostiene Javier García Lachica, de WSRW. "Han decidido cambiar y lo han silenciado para no perjudicar a su cliente", añade en lo que a su juicio es una decisión política "y no logística". No en vano, la popularidad de la cadena valenciana de supermercados ya fue puesta en duda a principios de año cuando Greenpeace incluyó a Mercadona en su listado de empresas con peor comportamiento ético, social o medioambiental, en el marco de la campaña Public Eye Awards.

Por todo, la desconfianza sigue detrás del cambio en las rutinas productivas de la conservera gallega. "Tras esta comunicación, toca comprobar que Jealsa ha procedido al cierre de su planta en el Sahara Ocupado", ha indicado Willy Meyer, eurodiputado de Izquierda Unida y vicepresidente del Intergrupo de Solidaridad con el pueblo Saharaui en el Parlamento Europeo.

Meyer ha recalcado en conversaciones con Público que instará a la Comisión Europea a que investigue este caso y proporcione información pública sobre las actividades de la conservera y del resto de empresas españolas vinculadas a empresas marroquís que operan en la zona y que "son corresponsables de la explotación de recursos que legítimamente pertenecen al pueblo saharaui, que ni ha sido consultado ni se beneficia de estas actividades".


Público - Patricia Campelo - 26/09/12

Los recursos naturales del Sáhara Occidental, una región rica en fosfatos y con uno de los mayores bancos de sardinas del mundo, son objeto de explotación por parte de empresas europeas.



El Frente Polisario y asociaciones de derechos humanos como el Observatorio para los Recursos Saharauis (Western Sahara Resource Watch-WSRW) llevan varios años denunciando lo que consideran un expolio de las riquezas del Sáhara y, ahora, han ganado una batalla con la decisión de la empresa gallega Jealsa -propietaria de Rianxeira y Escurís- de no seguir envasando sus productos en la fábrica que poseen en El Aaiún, capital del Sáhara ocupado.

Estas conservas tenían como destino final los establecimientos de Mercadona. Así se ha hecho desde 2006, cuando la conservera de A Coruña se estableció en la ciudad saharaui buscando la proximidad con el banco sardinero de la zona, el producto a comercializar. La conservera se alió con un socio local y formó la UTE Damsa, de la que Jealsa posee el 55%. Hasta el pasado mayo, el etiquetado de los productos que allí se envasaban -unos 30 millones de latas cada año- indicaba "Marruecos" como país de procedencia, una práctica denunciada en numerosas campañas ciudadanas, ya que el pescado adquirido en El Aaiún proviene de las aguas del Sáhara Occidental. Precisamente, por este mismo motivo no se renovó el acuerdo de pesca de la Unión Europea con Marruecos, expirado en diciembre de 2011.

La Eurocámara rechazó la prórroga de este acuerdo anteponiendo las tesis de los eurodiputados que defendieron el criterio de la ONU: la actividad económica en los territorios del Sáhara Occidental debe responder a los intereses de los saharauis mientras no se resuelva su condición de pueblo pendiente de descolonizar y ocupado por Marruecos desde hace 37 años. Pero esta teoría no se aplicaba en la práctica, según ha denunciado también el Frente Polisario, representante político del pueblo saharaui, en numerosas ocasiones.

La decisión de Jealsa de marcharse de El Aaiún y envasar el pescado en las instalaciones que la conservera tiene en Pobra do Caramiñal (A Coruña) se produjo antes del verano, pero se ha hecho pública hace escasos días mediante una carta que el director de operaciones Juan Alonso Escurís remitió el pasado 18 de septiembre a WSRW. En la misiva, Alonso argumenta que el cambio de deriva responde a cuestiones de "ahorro logístico", de "mejora de eficiencia" y que se hace "a instancias" de su cliente: Mercadona.

Aunque los motivos esgrimidos por Jealsa para deslocalizar la fábrica de El Aaiúin se distancian del aspecto político, detrás de esta decisión existe una campaña ciudadana que ha perseguido durante años terminar con estas prácticas. "Esto es el resultado de varios años de conversaciones de nuestro observatorio con Jealsa", sostiene Javier García Lachica, de WSRW. "Han decidido cambiar y lo han silenciado para no perjudicar a su cliente", añade en lo que a su juicio es una decisión política "y no logística". No en vano, la popularidad de la cadena valenciana de supermercados ya fue puesta en duda a principios de año cuando Greenpeace incluyó a Mercadona en su listado de empresas con peor comportamiento ético, social o medioambiental, en el marco de la campaña Public Eye Awards.

Por todo, la desconfianza sigue detrás del cambio en las rutinas productivas de la conservera gallega. "Tras esta comunicación, toca comprobar que Jealsa ha procedido al cierre de su planta en el Sahara Ocupado", ha indicado Willy Meyer, eurodiputado de Izquierda Unida y vicepresidente del Intergrupo de Solidaridad con el pueblo Saharaui en el Parlamento Europeo.

Meyer ha recalcado en conversaciones con Público que instará a la Comisión Europea a que investigue este caso y proporcione información pública sobre las actividades de la conservera y del resto de empresas españolas vinculadas a empresas marroquís que operan en la zona y que "son corresponsables de la explotación de recursos que legítimamente pertenecen al pueblo saharaui, que ni ha sido consultado ni se beneficia de estas actividades".

sábado, 15 de septiembre de 2012


La Liga de Estudiantes y Jóvenes Saharauis participa en la V Fiesta de Interculturalidad, el sábado 15 de septiembre desde las 12 hasta las 22 horas. Organizada por la Asociación Late Asturias con el objetivo de fomentar la tolerancia y la solidaridad hacia las culturas africanas y que nos brinda la oportunidad de participar en éste espacio exponiendo la cultura saharaui, no sólo como una celebración cultural sino la reivindicación de una cultura amenazada con desaparecer. Y que a lo largo de los años se ha convertido en un símbolo de la solidaridad de muchos ciudadanos comprometidos con la cooperación y la lucha por un mundo mejor y más justo.

Por todo ello nos complace invitaros a nuestra Jaima, la de las tradiciones, costumbres y causa saharaui, en la que se proyectará el documental “Gdeim Iziq, detonante de la primavera árabe” de Sáhara Thawra, a las 18:30 horas. Tendremos una exposición de fotos sobre los campos de refugiados saharauis cedidas por ISF Asturias. Habrá degustación de cuscús y té, tatuajes de henna, también tendremos la campaña “YO RECONZCO A LA RASD” para quienes quieran con su firma y foto mostrar su apoyo a la causa y el derecho de los saharauis a la autodeterminación.

Agradecimientos a las siguientes entidades por sus aportaciones y colaboración, sin ellos no sería posible.


  • Asociación Asturiana de Amigos del Pueblo Saharaui
  • Ingeniería Sin Fronteras Asturias
  • Un Orbayu en el Desierto
  • Asociación Juvenil Esperteyu



La Liga de Estudiantes y Jóvenes Saharauis participa en la V Fiesta de Interculturalidad, el sábado 15 de septiembre desde las 12 hasta las 22 horas. Organizada por la Asociación Late Asturias con el objetivo de fomentar la tolerancia y la solidaridad hacia las culturas africanas y que nos brinda la oportunidad de participar en éste espacio exponiendo la cultura saharaui, no sólo como una celebración cultural sino la reivindicación de una cultura amenazada con desaparecer. Y que a lo largo de los años se ha convertido en un símbolo de la solidaridad de muchos ciudadanos comprometidos con la cooperación y la lucha por un mundo mejor y más justo.

Por todo ello nos complace invitaros a nuestra Jaima, la de las tradiciones, costumbres y causa saharaui, en la que se proyectará el documental “Gdeim Iziq, detonante de la primavera árabe” de Sáhara Thawra, a las 18:30 horas. Tendremos una exposición de fotos sobre los campos de refugiados saharauis cedidas por ISF Asturias. Habrá degustación de cuscús y té, tatuajes de henna, también tendremos la campaña “YO RECONZCO A LA RASD” para quienes quieran con su firma y foto mostrar su apoyo a la causa y el derecho de los saharauis a la autodeterminación.

Agradecimientos a las siguientes entidades por sus aportaciones y colaboración, sin ellos no sería posible.


  • Asociación Asturiana de Amigos del Pueblo Saharaui
  • Ingeniería Sin Fronteras Asturias
  • Un Orbayu en el Desierto
  • Asociación Juvenil Esperteyu

jueves, 6 de septiembre de 2012


La Nueva España 6/9/12

Los trescientos niños saharauis que a principios de julio llegaron a la región para disfrutar del verano con familias de acogida asturianas -15 de ellas avilesinas- gracias al programa «Vacaciones en paz» regresarán esta tarde a los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia). La organización de la salida hacia el Aeropuerto de Asturias se realizará en Avilés, en el polideportivo del Quirinal, entre las cinco y las siete de la tarde.



«Vacaciones en paz» es un programa de acogida solidaria por parte de familias asturianas de niños procedentes de los campamentos de refugiados saharauis. Avilés, además, está desde 1996 hermanada con la Wilaya de El Aaiún y, en coordinación con la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, apoya diversos proyectos de desarrollo en dichos campamentos. El gobierno local colabora a su vez con la Asociación en la recepción de los niños saharauis y en la entrega a sus familias de acogida. 




La Nueva España 6/9/12

Los trescientos niños saharauis que a principios de julio llegaron a la región para disfrutar del verano con familias de acogida asturianas -15 de ellas avilesinas- gracias al programa «Vacaciones en paz» regresarán esta tarde a los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia). La organización de la salida hacia el Aeropuerto de Asturias se realizará en Avilés, en el polideportivo del Quirinal, entre las cinco y las siete de la tarde.



«Vacaciones en paz» es un programa de acogida solidaria por parte de familias asturianas de niños procedentes de los campamentos de refugiados saharauis. Avilés, además, está desde 1996 hermanada con la Wilaya de El Aaiún y, en coordinación con la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, apoya diversos proyectos de desarrollo en dichos campamentos. El gobierno local colabora a su vez con la Asociación en la recepción de los niños saharauis y en la entrega a sus familias de acogida. 



Mónica G. SALAS - La Nueva España - 6/9/12

El polideportivo del Qurinal se convirtió ayer en un mar de lágrimas. Familias procedentes de todos los puntos de Asturias se reunieron en Avilés para decir adiós a los trescientos niños que durante dos meses llenaron sus casas de aires saharauis. Es el caso de Petra Simón y Ana Belén Álvarez, que acudieron a despedir a los pequeños Ozman Hassan y Sidbrahim Habid, atentas a las indicaciones de los coordinadores del programa «Vacaciones en paz». «Me da mucha pena que se vaya ahora, porque es un niño muy cariñoso y me hace mucha compañía», dice Simón, con lágrimas en los ojos. Por su parte, Ozman y Sidbrahim manifiestan que tiene ganas de volver a casa, pero también echarán mucho de menos Asturias. Y si no que se lo digan a Hamed Bamba, de 9 años: «Quiero irme una semana a Argelia para ver a mi familia y luego volver aquí». 


La piscina se convirtió en la reina de los juegos para los niños saharauis. «También la playa me gusta mucho», añade Baiba Ahmed, de 11 años. No obstante, «todo lo relacionado con el agua les llama mucho la atención», tal y como explica María Antonia Arenas. «Ven una bañera y se vuelven locos», añade María José Teja. De la comida, lo que más les gusta son los cocidos y la carne. «El pescado no les hace nada de gracia», matiza Ana Belén Suárez. «A mí me encanta el filete con patatas y las lentejas», confiesa Sidbrahim Habid, de 11 años. 

Para algunas familias ésta ha sido su primera experiencia con un niño saharaui, como es el caso de Beatriz González. «Bamba ya era la tercera vez que venía a Asturias, pero para nosotros ha sido la primera y estamos dispuestos a repetir», asegura González. También María Antonia Arenas ha compartido su primer verano con Bai Abdelatiz, de 10 años. «Estoy encantada con él; habla poco español, pero nos entendemos bien», afirma. 

Sin embargo, para otras familias ya son muchos los años que llevan participando en el programa «Vacaciones en paz». «Ya es la quinta verano que tenemos a Ozman en casa e incluso hace dos años fui a verle allí para conocer a su familia», señala una mujer. También es la quinta vez para Maribel Rodríguez: «Es una experiencia única e inmejorable, que aconsejo a todo el mundo». 

Algunas familias piden que la situación de los niños saharauis en los campamentos de refugiados en Argelia cambie. «Es una pena que lleven tantos años luchando por un referéndum y que todavía no lo tengan», dice Beatriz González. Por su parte, Ana Belén Álvarez sostiene que le gustaría traer a «su» niño para que pueda estudiar, pero no le dan un pasaporte. 

Los pequeños, que ya están lejos de España, han tenido que regresar a Tinduf junto a sus verdaderas familias. Atrás dejan un verano cargado de alegría, juegos en la piscina y unas condiciones de vida que nada tienen que ver con la realidad que les aguarda en los poblados saharauis. Hasta el verano que viene no podrán volver al «paraíso de agua». 


Mónica G. SALAS - La Nueva España - 6/9/12

El polideportivo del Qurinal se convirtió ayer en un mar de lágrimas. Familias procedentes de todos los puntos de Asturias se reunieron en Avilés para decir adiós a los trescientos niños que durante dos meses llenaron sus casas de aires saharauis. Es el caso de Petra Simón y Ana Belén Álvarez, que acudieron a despedir a los pequeños Ozman Hassan y Sidbrahim Habid, atentas a las indicaciones de los coordinadores del programa «Vacaciones en paz». «Me da mucha pena que se vaya ahora, porque es un niño muy cariñoso y me hace mucha compañía», dice Simón, con lágrimas en los ojos. Por su parte, Ozman y Sidbrahim manifiestan que tiene ganas de volver a casa, pero también echarán mucho de menos Asturias. Y si no que se lo digan a Hamed Bamba, de 9 años: «Quiero irme una semana a Argelia para ver a mi familia y luego volver aquí». 


La piscina se convirtió en la reina de los juegos para los niños saharauis. «También la playa me gusta mucho», añade Baiba Ahmed, de 11 años. No obstante, «todo lo relacionado con el agua les llama mucho la atención», tal y como explica María Antonia Arenas. «Ven una bañera y se vuelven locos», añade María José Teja. De la comida, lo que más les gusta son los cocidos y la carne. «El pescado no les hace nada de gracia», matiza Ana Belén Suárez. «A mí me encanta el filete con patatas y las lentejas», confiesa Sidbrahim Habid, de 11 años. 

Para algunas familias ésta ha sido su primera experiencia con un niño saharaui, como es el caso de Beatriz González. «Bamba ya era la tercera vez que venía a Asturias, pero para nosotros ha sido la primera y estamos dispuestos a repetir», asegura González. También María Antonia Arenas ha compartido su primer verano con Bai Abdelatiz, de 10 años. «Estoy encantada con él; habla poco español, pero nos entendemos bien», afirma. 

Sin embargo, para otras familias ya son muchos los años que llevan participando en el programa «Vacaciones en paz». «Ya es la quinta verano que tenemos a Ozman en casa e incluso hace dos años fui a verle allí para conocer a su familia», señala una mujer. También es la quinta vez para Maribel Rodríguez: «Es una experiencia única e inmejorable, que aconsejo a todo el mundo». 

Algunas familias piden que la situación de los niños saharauis en los campamentos de refugiados en Argelia cambie. «Es una pena que lleven tantos años luchando por un referéndum y que todavía no lo tengan», dice Beatriz González. Por su parte, Ana Belén Álvarez sostiene que le gustaría traer a «su» niño para que pueda estudiar, pero no le dan un pasaporte. 

Los pequeños, que ya están lejos de España, han tenido que regresar a Tinduf junto a sus verdaderas familias. Atrás dejan un verano cargado de alegría, juegos en la piscina y unas condiciones de vida que nada tienen que ver con la realidad que les aguarda en los poblados saharauis. Hasta el verano que viene no podrán volver al «paraíso de agua». 

domingo, 2 de septiembre de 2012


RTPA , 02-09-2012

Miembros y simpatizantes de la Asociación Asturiana de Amigos del Pueblo Saharaui se ha manifestado esta mañana en Gijón para pedir la libertad de los refugiados en el Sáhara argelino. 




Cargados con pancartas y banderas, han alzado la voz para mostrar además su rechazo a la decisión del Gobierno español de sacar de los campamentos de refugiados a los voluntarios españoles. 

A la protesta han asistido algunos de los 310 niños saharauis que este verano participan en Asturias en el programa 'Vacaciones en Paz'. 

Esta será su última semana en en la región porque el próximo jueves marcharán para el Sáhara. Atrás quedan los dos meses que han compartido con sus familias de acogida asturianas donde han disfrutado de la playa y de la piscina.



RTPA , 02-09-2012

Miembros y simpatizantes de la Asociación Asturiana de Amigos del Pueblo Saharaui se ha manifestado esta mañana en Gijón para pedir la libertad de los refugiados en el Sáhara argelino. 




Cargados con pancartas y banderas, han alzado la voz para mostrar además su rechazo a la decisión del Gobierno español de sacar de los campamentos de refugiados a los voluntarios españoles. 

A la protesta han asistido algunos de los 310 niños saharauis que este verano participan en Asturias en el programa 'Vacaciones en Paz'. 

Esta será su última semana en en la región porque el próximo jueves marcharán para el Sáhara. Atrás quedan los dos meses que han compartido con sus familias de acogida asturianas donde han disfrutado de la playa y de la piscina.

Sahara Press

Sáhara libre

Artifarti

AFAPREDESA

CEAS

AMSE