Buscar en este blog

Cargando...

Recibir novedades por email

Indica tu email:

Delivered by FeedBurner

Amigos del blog

Visitas al blog

Tindouf en google maps

El tiempo en Tindouf

La hora en los campamentos

Con la tecnología de Blogger.
sábado, 12 de julio de 2014
La Nueva España - 12/07/2014

Mohamed Baaia lleva seis años viniendo Oviedo cada verano. El suyo es un caso especial ya que, por un error en la fecha que refleja su partida de nacimiento, ha podido volver un año más que el resto de los niños saharauis que año tras año aterrizan en Asturias para pasar el verano con sus otras familias. No obstante, éste será el último estío que disfrutará en el Principado, algo que a sus "padres" asturianos les encoge el corazón. Pero antes de la despedida aún queda mucho verano.


Blanca García ha pasado toda su vida rodeada de niños, por eso ella y su marido decidieron solicitar la acogida temporal de Mohamed, un niño de ahora 12 años que estuvo una semana llorando la primera vez que pisó Asturias. "Lo que más me gusta de Oviedo son las piscinas. Me paso el verano de folixa en folixa", asegura el pequeño con buen castellano y un toque de asturianía. Hoy es uno más de la familia ovetense, cuyos miembros ya han ido a visitarle al Sahara en dos ocasiones. "Allí nos tratan como uno más, estuvimos muy a gusto. Sus padres fueron muy amables con nosotros", explica Blanca García, la madre de acogida de Mohamed Baaia.

Este es el último año que el niño puede disfrutar de la oportunidad que el programa "Vacaciones en Paz" -puesto en marcha por la Asociación Asturiana de Amigos del Pueblo Saharaui- ofrece cada verano a miles de niños para huir de los casi sesenta grados que alcanza el desierto, pero también para que conozcan lo que existe más allá de él. En esta época del año los campamentos saharauis se convierten en focos de infecciones que afectan particularmente a los niños, que suelen llegar a España con problemas de salud. "Una de las veces que vino le tuvimos que llevar al médico. Allí le habían diagnosticado tres cólicos, al llegar aquí le descubrieron lombrices. También tuvo algún problema de caries", explica su madre de acogida. Igualmente es el último año para Blanca García y su marido. Dicen "no tener ya edad" para acoger a más niños, pero quieren mantener el contacto con Mohamed y sus padres, que siempre serán "su familia africana".

Unos se van y otros llegan. Dolores Díaz y Javier Ordás se animaron a participar en el programa tras leer en este periódico que el número de acogidas ha bajado por la crisis. "Al ser nuestro primer año nos recomendaron un niño, suelen ser más tranquilos", explica Dolores Díaz. Said Abba Yusef es es tímido, pero muy educado. "Al aterrizar lloró un poco, pero ahora ya está más cómodo con nosotros. Nos trajo unos detalles que hizo la madre. Tenemos pensado que hable con su familia cada viernes, así no perderá el contacto", añade la "madre asturiana" del pequeño de diez años.

Said Abba Yusef apenas habla castellano, ya que "aún es pequeño". Es su primera vez en España, algo que se aprecia al ver cómo observa con cautela los coches que atraviesan la carretera. Al pequeño le encanta el paisaje asturiano, "ya que es totalmente nuevo para él", señala la familia de acogida, que se comunican con él a través de una aplicación de traducción del teléfono. Los padres de acogida tienen la esperanza de que el pequeño se vaya este año chapurreando castellano. "Queremos seguir participando en el programa y repetir con Said. Sólo llevamos un día con él, pero estamos encantados. Animamos a participar en el programa, sirve para tomar conciencia de lo que está pasando en el Sahara", comenta Dolores Díaz. La pareja quiere que el niño se integre en la sociedad asturiana, pero no descartan que siga manteniendo el contacto con sus amigos que pasarán el verano en la región. "Nos hemos puesto en contacto con una familia que sabemos que acoge a un amigo de Said, esperamos hacer alguna actividad todos juntos. Nuestra intención es enseñarle Asturias y también llevarle a nuestro pueblo, que está en León", explica Javier Ordás.

Tanto Mohamed y Said como el resto de los niños saharauis que se encuentran en la región, disfrutarán de un verano junto a sus "padres" asturianos hasta el próximo cinco de septiembre, día en el que volverán al desierto, dejando atrás a su segunda familia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sahara Press

Sáhara libre

Artifarti

AFAPREDESA

CEAS

AMSE